PATOLOGÍA ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR

La articulación temporomandibular (ATM), conocida comúnmente como mandíbula, es una de las articulaciones más utilizadas del cuerpo humano ya que es necesaria para la masticación, fonación, deglución, respiración, apertura y cierre de la boca.

La disfunción o trastorno de la articulación temporomandibular (ATM), es muy común y afecta en torno al 30% de la población. La ATM es la articulación que una la mandíbula con el cráneo y permite, entre otras cosas, ejecutar los movimientos masticatorios.

Uno de los síntomas más característicos de la disfunción de la ATM es el dolor de mandíbula, aunque también puede desarrollarse dolor de cabeza, cuello o espalda.Los problemas articulares pueden ocasionar dolor crónico.

El tratamiento conservador es eficaz en el 90% de los casos.

 

¿Qué es un trastorno de la articulación temporomandibular?

Se debe a un mal funcionamiento entre las distintas partes de la articulación temporomandibular que puede provocar el síndrome de la ATM, siendo esta la alteración disfuncional más frecuente de esta articulación.

Una de las principales causas de la disfunción temporamandibular es el bruxismo o apretar de dientes. en torno a un 40% de la población aprieta o rechina sus dientes durante la noche de manera inconsciente, generalmente debido al estrés. Esto puede provocar la tensión constante entre la articulación y los músculos.

Otras de las causas del trastorno de la ATM son los malos hábitos posturales que también provocan tensión de los músculos, discos articulares y ligamentos de la articulación, y una mala oclusión o problemas de alineación dental.

Síntomas de la disfunción temporomandibular

  • Bruxismo
  • Dolor de mandíbula
  • Parestesias (adormecimiento de la cara)
  • Sensación de fatiga de la mandíbula
  • Dificultad para abrir la boca, crujidos en la mandíbula
  • Problemas de mala oclusión
  • Mareos
  • Dolor de cabeza, cuello o espalda
  • Vértigos
  • Pitidos y zumbidos en el oído
  • Disminución de la audición (hipoacusia)
  • Bloqueo de la mandíbula
  • Desgaste de dientes  
  • Limitación de la apertura bucal

 

 

Tratamiento de fisioterapia para las disfunciones de la ATM

El tratamiento de la disfunción temporomandibular suele precisar la colaboración de varios especialistas, entre los que destacan dentistas y fisioterapeutas. 

La fisioterapia puede ayudar a restaurar el movimiento natural de la mandíbula y a reducir el dolor, además de conseguir una correcta musculatura facial, reforzar las cervicales.

Estos tratamientos de fisioterapia incluyen:

  1. Ejercicios activos y movilizaciones manuales,efectivos en el corto plazo para el aumento de la apertura vertical.
  2. Educación postural para reequilibrar la postura y mejorar la posición de reposo de la mandíbula, la cabeza, el cuello, el esternón y los omóplatos.
  3. Tratamientos especiales para el dolor como estimulación nerviosa eléctrica transcutánea y calor o frío en las zonas doloridas.
  4. Tratamiento con terapias manuales como la relajación muscular mediante la desactivación de puntos gatillo, técnicas miofasciales o masajes en zonas periféricas a la ATM como son cuello y espalda.
  5. Autorrelajación.

Otros tratamientos de gran eficacia son:

  • La colocación de férulas que eviten apretamiento y rechinar.
  • La crioterapia, aplicación de frío, suele bajar la inflamación y tener un efecto antiespasmódico para recuperar la movilidad mandibular.
  • El ultrasonido es muy eficiente al eliminar la rigidez y las posibles contracturas musculares. El tratamiento es indoloro.
  • La acupuntura ayuda a paliar el dolor.
  • La cirugía es, en algunos casos, la única solución posible. La artrocentesis o la artroscopia son las soluciones menos invasivas destinadas a lubricar la articulación dañada, en el primero de los casos, o bien corregir las desviaciones de la mandíbula y retirar el tejido que provoca el dolor.

 

 

 Prevención de las disfunciones de la ATM

Además de los tratamientos que el especialista puede realizar al paciente para reducir el dolor de la ATM, es necesario prevenir y disminuir el dolor en la articulación temporomandibular algunas de estas medidas son:

  • Visitar un fisioterapeuta y el odontólogo si hay dolor
  • Mantener una buena higiene bucodental
  • Comer alimentos blandos
  • Aplicar frío y/o calor en la articulación
  • Evitar movimientos extremos de la mandíbula (bostezos grandes, mascar chicle, comer bocadillos).Aquellos que requieran mucha apertura.
  • Realizar ejercicios para la reducción del estrés
  • Ejercicios para fortalecer los músculos de la mandíbula
  • Ejercicios para mantener una buena posición de descanso de la mandíbula
  • Practicar estiramientos suaves de la mandíbula
  • Masajear la mandíbula en su articulación frente la oreja
  • Corrección del movimiento de apertura y cierre
  • Tomar analgésicos a corto plazo
  • Evitar hábitos no saludables (fumar, apretar los dientes de forma voluntaria, morderse las uñas…)
  • Evitar posiciones incorrectas del cuello y la cabeza